PATIOS-COMPO.jpg

La Fiesta de los Patios de Córdoba

Si hay una tradición por la que Córdoba ocupa un lugar único en el mundo es por sus Patios, declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


Debido a la climatología seca y calurosa de Córdoba, los habitantes de la ciudad, primero los romanos y más tarde los musulmanes, adaptaron la tipología de casa popular a las necesidades, centrando la vivienda en torno a un patio, que normalmente tenía una fuente en el centro y en muchas ocasiones un pozo que recogía el agua de lluvia.


No hay dos patios iguales pero todos tienen sus paredes encaladas, repletas de macetas de geranios, gitanillas, jazmines, rosas y nardos, claveles que imprimen al espacio colores y olores capaces de cautivar a cualquiera.


Recorrer los patios durante el día, y disfrutarlos a la caída de la tarde, entre el olor al jazmín y al azahar de los naranjos, la música flamenca y la conversación entre amigos es una experiencia única.


Ubicados en Palacios señoriales o conventos y los referidos a los Patios Populares en torno a cuarenta se encuentran en casas particulares habitadas por varias familias que los cuidan con dedicación durante todo el año para mostrarlos durante el festival de Patios que tiene lugar en el mes de Mayo, declarada Fiesta de interés Turístico Nacional.
 

Los patios más reconocidos se encuentran situados en las calles Postrera, Martin de Roa y San Basilio.

Más información: Aqui